3.8.10

Inherentes artificios

Para Irma Cedeño, por nuestras rutas en Nueva York

Hace dos meses recorrí la caminata de una milla en la quinta avenida, es una caminata donde se visitan todos los museos y galerías de arte por 4 horas y son gratis por ese día. Terminé agotada y al día siguiente no podía mover el brazo. Pero no negaré que fue una experiencia increíble para mi amiga Irma y para mí. Recorrimos muchos sitios y terminamos comiendo un cono de chocolate en esos carritos que se encuentran en cualquier esquina de los parques newyorquinos en el verano.

Así como extensas fueron las millas que circulé ese día, hace ya un par de semanas comencé mi marcha interna sobre mis planes y circunstancias adherentes. Lo había estado postergando hace ya tiempo porque las cosas propias siempre se dejan al final. Como si uno viviera todo el tiempo a través de retrovisor de un automóvil y esperara los cambios alrededor para moverlo y seguir la ruta. Así como vi exhibiciones aburridas y otras muy interesantes así pasaron por mi mente cada una de ellas. Esa eventualidad mínima que te hace cambiar todo en una milésima de segundo casi como un chispazo eléctrico. Todos estamos llenos de esos pormenores y giran y dan vuelta y serpentean tal cables asustados dando giros y no los podemos detener. Se dan inexorablemente.

Este último año ha sido algo complicado, lleno de arcanos sin resolver que han dejado paradigmas y tristezas en mi mente. A veces me siento algo cansada. Me llevó a recordar que hace un par de años, paseando por unas calles en Perú, leí un cartel de cierto lugar que decía “se alquilan mentes para no pensar” me pareció algo fuera de lugar. Ahora, después de muchos años le encuentro algo de sentido a esa frase.
Me he preguntado miles de veces que piensan las personas cuando van en el tren durante 2 horas si es que no leen un libro, conversan o están con su ipod. Supongo que lo mismo que muchos la última conversación del día, algunos recuerdos y cómo resolver algunos problemas. Entonces lanzamos teoremas lógicos y paradójicos sobre los temas en cuestión. Los analizamos de todos los ángulos y pensamos en eximirnos de él de algún modo para sentirnos mejor. Y si no queremos pensar usamos fórmulas mágicas. Usamos nuestros recuerdos: es la magia del olvido y sonreímos. Es la forma de comprender a los que se ríen solos en los trenes o autobuses.

En estos días estoy tomando tres libros “Las intermitencias de la muerte” de Saramago, el poemario “Yuria” de Jaime Sabines y “Los paraísos artificiciales” de Baudelaire. Y cito a éste último “… le juego una pasada a la imaginación que ha durado más que un minuto porque la lucidez lo ha consentido y me permito soñar despierto a costa de mis heridas para volverlas un paraíso…”
Algo extraño y hermoso que siempre encontraremos en la mente de todo ser humano es la posibilidad de cambiar y crear un universo propio. Donde podamos hacer un paraíso para nosotros sea frente a la ventana de un tren y sonreír esas dos horas y mirarnos a través de reflejo e imaginar un paraíso único para nosotros.

Etiquetas: , , , , , ,

21 comentarios:

Blogger Ñoco Le Bolo ha dicho...


¿Una milla? Pues por ahí anduve unos 30 kilómetros diarios... y mi mente casi no me dejaba pensar. No necesité ir a Perú a alquilar otra mente.
Me alegro de verte publicando de nuevo. Se te echaba en falta.

Un beso

CR LMA
________________________________

3/8/10 02:56  
Anonymous NN ha dicho...

Y que te hiciste niña! desapareciste
pero en buena hora está tu retorno
Déjame ver una milla es una gran distancia me imagino todo lo que pensaste en esa milla.
Se extrañaba tu escritura llena de ritmo y siempre acertada. Porque será que cuando leo algo tuyo me digo eso yo lo había pensado antes.
Dejando la broma a un lado, un gusto verte por el espacio otra vez.

3/8/10 03:11  
Blogger Anita ha dicho...

Mixha es bueno verte otra vez. Buenas reflexiones siempre dentro de una historia diaria. Tus crónicas son únicas tienen ese elemento que te deja pensando también. Entiendes lo que quiero decirte.

Como dice más adelante, hacías falta. Eres una de esas contadas buenas lecturas del cyber espacio.

3/8/10 03:34  
Blogger incitatüs ha dicho...

Los cerebros alquilados suelen ser de utilidad.
la mente de vez en cuando necesita un descanso.
Sólo de vez en cuando.
Y mi mente ahora está contenta por volver a éste ático lleno de mágia y letras.
Bienvenida de nuevo Mixha.

3/8/10 12:40  
Blogger Giovanni-Collazos ha dicho...

Qué alegría es volverte a leer... espero que no dejes pasar mucho tiempo, para volver hacerlo.

Un abrazo.

Gio.

3/8/10 12:56  
Blogger Belén ha dicho...

Este sábado estaré caminando por el monte... prometo susurrarte lo que piense :)

Besicos

3/8/10 13:37  
Blogger Esteban ha dicho...

Muy acertada entrada, una mirada necesaria hacia adentro y una reflexión obligatoria para cada uno de nosotros.
Siempre buscamos olvidar, por lo menos yo. Cuando voy en el tren siempre pienso en buenas cosas o leo o duermo.
Me alegra leerte siempre, un abrazo

Y no te pierdas.

4/8/10 01:59  
Blogger ángel ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

5/8/10 00:23  
Anonymous Stefanno Riazza ha dicho...

Te dejaste extrañar, espero que sigas llenandonos con tus entradas, besos

6/8/10 02:28  
Blogger Yurena Guillén ha dicho...

Otra introspectiva de lujo. Esta vez, quizás, más necesaria que ninguna de las anteriores.
Pero lo que me sigue fascinando es la manera en la que tus sensaciones y observaciones se convierten en universales, en plurales. Es entonces cuando se produce algo maravilloso. No estás sola. Quien te lee, te acompaña. Como tú, a tus lecturas.
Ah! Jaime Sabines.

Un beso grande.

6/8/10 03:41  
Blogger Nicolás Muñoz ha dicho...

usted está como escondida....

26/8/10 15:36  
Blogger naná ha dicho...

yo sigo soñando con un viaje (algún día) a nueva york... así que tomo nota de la avenida de los museos para ver si con suerte pillo el día gratis...
sobre paraisos (artificiales o no) los mejores los soñados, leidos o imaginados...
una alegría ver luz de nuevo en tu atico...
besos!!!

31/8/10 09:47  
Blogger ángel ha dicho...

Siempre es un gusto compartir tu mirada neoyorkina.
Gracias por tu prosa.



Saludos...

6/9/10 23:11  
Anonymous Steffano ha dicho...

Vuelvo y me sigues encantando con tus letras, espero la siguiente.

12/9/10 03:15  
Blogger Alfonso ha dicho...

Conocer a alguien diferente llena de locura, a pesar de las discordancias es algo desafiante. Leo tus palabras y aún encuentro más sorpresas. Besos.

29/10/10 20:22  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Great article, i

hope can know much information About it!

11/11/10 11:57  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Estaba buscando informacion de este tema, gracias.

13/11/10 22:34  
Anonymous Anita ha dicho...

dónde estás?

30/11/10 14:44  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola, muy interesante el post, muchos saludos desde Mexico!

8/12/10 10:11  
Anonymous Joel ha dicho...

Me gusta tu entrada, pero veo que dejaste de escribir, volverás?

14/12/10 19:06  
Blogger Pedro ha dicho...

Mixha Zizek, en estos días yo también andaba por esas calles interminables, por museos, en buses rojos, entre gentes de todas las razas y colores, en el ombligo del mundo (al menos del suyo), como en una película que ya había visto en la que era el protagonista absoluto, besé a M furtivamente en la habitación donde había a amado a R y me sentí como un adolescente travieso, luego los tres recorrimos Manhattan y agosto sonreía con un calor del mil demonios. Me ha gustado leerte. Gracias.

29/1/11 04:35  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal